La flor de nochebuena: la mexicana que viajó por medio mundo

Es imposible pensar en la navidad sin que se nos venga a la mente una flor nochebuena, pero ¿sabías que esta planta es de origen mexicano y que en realidad sus flores no son rojas? Para aprender más sobre la biología, origen e historia de esta emblemática planta, acompáñanos en esta lectura.

La flor de nochebuena, flor de pascua, pastora, pascuero, flor de nadal o poinsettia, como comúnmente se le llama, lleva por nombre científico Euphorbia pulcherrima y pertenece a la familia de las euforbiáceas. En su variedad silvestre es un arbusto que alcanza los 4 m de alto, tiene hojas caducifolias verde oscuras y brácteas color rojo.

Se suele pensar que los pétalos de las flores son sus llamativas brácteas. Sin embargo, las brácteas son hojas especializadas para atraer polinizadores. Sus verdaderas flores son pequeñas y de color amarillo, arregladas en inflorescencias conocidas como ciatos. Se localizan en el centro de las ramificaciones, rodeadas por las brácteas.

Flores de Euphorbia pulcherrima. Imagen tomada de Vargas-Araujo et al., 2017

Esta especie se distribuye naturalmente en bosques tropicales secos de la región del Pacífico mexicano, yendo desde Sinaloa hasta alcanzar ciertas zonas de Guatemala. Según estudios genéticos, la zona de origen de la especie se encuentra en Guerrero, aunque actualmente Morelos, es el estado que más la cultiva. Y es justamente en Guerrero en donde comenzó su popularidad mundial. 

Lo anterior se debe a que, de acuerdo con registros históricos, un ministro estadounidense llamado Joel Roberts Poinsett realizó una expedición por México en los 1820. Al llegar a Taxco, Guerrero, se topó con las nochebuenas. Tanto fue su encanto por la planta que envió muestras de ellas a un jardín botánico de Filadelfia, en EUA. Ahí fueron cultivadas y puestas en exhibición en 1829, con lo que se popularizaron en todo el país, y pocos años más tarde llegaron a Europa. Debido a ello a la nochebuena también se le conoce como “poinsettia”, en honor a Joel Roberts Poinsett.

La “flor” de Nochebuena o Pointsettia.

No obstante, la popularidad de la nochebuena se remonta a varios siglos antes de Poinsett. Esto se sabe ya que existen registros históricos que mencionan su uso en la época prehispánica en donde recibía el nombre de cuetlaxochitl que en náhuatl significa “flor que se marchita”. 

Algunas de las referencias más antiguas sobre la planta se encuentran en los códices recopilados por fray Bernardino de Sahagún en “Historia de las cosas de la Nueva España”. En los códices, Bernardino de Sahagún menciona que la planta se empleaba en rituales, como trofeo, para ornato y con fines medicinales. Posteriormente la planta se trasladó a los ritos católicos, posiblemente gracias a los franciscanos que se encontraban en Taxco, Guerrero. Desde ahí, se popularizó su uso en toda la Nueva España en las fechas conmemorativas al nacimiento de Jesús. Así que cuando Poinsett la descubrió ya era una planta bien conocida a lo largo de todo el país. Hoy en día, en México se celebra el día nacional de la nochebuena el 08 de diciembre, mientras que en Estados Unidos, el día de la pointsettia se celebra el 12 de diciembre, día en el que falleció Pointsett.

Actualmente se cultiva con fines ornamentales y es conocida en todo el mundo por su asociación con las fiestas navideñas, siendo México uno de los principales productores. Tan solo en nuestro país, se cultivan al año aproximadamente 20 millones de plantas. Sin embargo, las plantas solo se usan por aproximadamente cuatro meses. Esto se debe a que tienen poca resistencia al frío y sus brácteas y el resto de sus hojas son relativamente frágiles. 

Investigadores del Instituto de Biología de la UNAM, descubrieron que lo anterior se debe a su baja variabilidad genética. Encontraron que la mayor parte de las plantas que se venden en el país provienen de pocos haplotipos originarios de Guerrero y Morelos. Debido a ello, comenzaron un proyecto para localizar las poblaciones silvestres de la especie y realizar cruzas con la finalidad de hacer mejoramientos genéticos y ayudar a los productores. La conservación de poblaciones silvestres ayudará a generar nuevas variedades más resistentes al estrés biótico como enfermedades o abiótico, como temperaturas extremas. 

Con esta lectura te habrás dado cuenta que la nochebuena ha sido ampliamente cultivada en México y es uno de sus elementos culturales más importantes. Su fama internacional se debe a su característico color rojo en las brácteas. Sin embargo, es importante recordar que para seguir manteniendo esta emblemática planta mexicana se deben conservar sus poblaciones silvestres y continuar con su estudio. Como este, existen muchos otros ejemplos de especies cultivables que dependen de la conservación de las variedades silvestres y sus hábitats, por lo que te invitamos a seguir aprendiendo sobre la conservación de los espacios naturales.

Para saber más sobre este tema, puedes visitar los siguientes enlaces. ¡Hasta la próxima!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s