La astronomía en las antiguas civilizaciones

El estudio del cielo y los misterios que yacen en el siempre han sido un gran enigma por descubrir para la humanidad. El estudio de los astros se encontró fuertemente presente en las primeras grandes civilizaciones, dando así grandes avances para las culturas en distintos ámbitos como la guerra, la religión, la agricultura, etc.

Hoy te daremos a conocer como se desarrolló la astronomía en las antiguas civilizaciones y como el estudio de esta ayudo al desarrollo de las mismas.

Astronomía babilónica: establece las teorías y métodos astronómicos desarrollados en la antigua Mesopotamia, región ubica entre los ríos Tigris y Éufrates.  La astronomía babilónica estableció las bases para la astronomía de futuras civilizaciones como los griegos, hindúes, los sirios sí como la astronomía medieval musulmana y europea.

Los griegos y latinos citaban frecuentemente astrónomos de Mesopotamia llamándolos “caldeos”, los cuales eran en realidad sacerdotes y escribas especializados en la astrología. Los caldeos alcanzaron un desarrollo empírico de la astronomía y así dando lugar a una cosmología que brindaba una visión del universo. También desarrollaron la astrología, ampliamente ligada a la posición de los planetas   que se basaba en el razonamiento lógico contribución decisiva a la astronomía y a la filosofía de la ciencia. Para algunos investigadores, esta podría ser la primera revolución científica. 

Tablilla cuneiforme que contiene antiguas observaciones del planeta Venus (Nínive, siglo 7 antes de nuestra era, copia de un texto babilónico de 1000 años antes). Crédito: British Museum

Astronomía egipcia: el cómo los egipcios tenían grandes conocimientos acerca de la astronomía es una de las grandes preguntas de nuestra era. Muchas características haladas en los templos y en pirámides demuestran que los egipcios tenían amplios conocimientos acerca de la astronomía.

 La pirámide de Gizeh está alineada con la estrella polar. Usando la posición de la sombra de la pirámide, los egipcios podían determinar el inicio de las estaciones. También se sabe que utilizaron las estrellas para la navegación.

Según el historiador griego Herodoto “los egipcios fueron los primeros de todos los hombres que descubrieron el año, y decían que lo hallaron a partir de los astros”.

Los egipcios observaron que las estrellas realizan un giro completo en poco más de 365 días. Además, comprobaron que este ciclo de 365 días del Sol concordaba con el de las estaciones.

Gracias a papiros muy antiguos se sabe que utilizaron un método para determinar las fases de la Luna.  En ellos se observa un ciclo de 309 lunaciones por cada 25 años egipcios, de tal forma que estos 9.125 días se disponen en grupos de meses lunares de 29 y 30 días.

El conocimiento de este ciclo permitía a los sacerdotes egipcios situar las fiestas en el calendario civil.

El estudio de las observaciones astronomías tuvo un gran papel para los ritos sagrados.

Astronomía griega: se nutrió de importantes culturas de la antigüedad, principalmente la India y Babilonia.

Uno de los primeros en realizar un trabajo astronómico fue el científico Aristarco de Samos (310-230 a. C.) quien calculó las distancias que separan a la Tierra de la Luna y del Sol, y además propuso un modelo heliocéntrico del sistema solar en el que, como su nombre lo indica, el Sol es el centro del universo, y alrededor del cual giran todos los otros astros, incluyendo la Tierra.

El modelo geocéntrico fue una idea original de Eudoxo de Cnido y tiempo después recibió el apoyo de Aristóteles y su escuela.

También se encontraba Ptolomeo que fue el autor de un tratado sobre astronomía conocida como el Almagesto. Aquí puede encontrarse el catálogo de estrellas de Hiparco, en los libros VII y VIII. El catálogo contiene las posiciones de 850 estrellas en 48 constelaciones. Las posiciones de las estrellas se dan en coordenadas eclípticas universales. En este trabajo propuso un modelo geocéntrico del sistema solar, que fue aceptado como modelo en el mundo occidental y los países árabes durante más de 1300 años.

La palabra planeta viene de término griego πλανήτης, planētēs, que significa errante. Los astrónomos les pusieron este nombre porque observaron que ciertas luces se movían en el firmamento. Los cinco planetas que podían ser observados a simple vista eran Mercurio, Venus, Marte, Júpiter y Saturno. A veces se contaban también a la Luna y al Sol, totalizando siete cuerpos celestes. Muchos planetas recibían nombres de dioses griegos.

Astronomía romana: El imperio Romano, tanto en sus épocas paganas como cristiana, dio poco o ningún impulso al estudio de las ciencias. Lo que roma realmente valoraba era el poder económico, político y militar.

Los romanos buscaron la aplicación práctica de los conocimientos existentes y es que de ahí nació su buen calendario.

El primer día del año era el plenilunio tras el equinoccio de primavera, y el primer mes era artius, dedicado a Marte, dios de la guerra. Los meses siguientes eran Aprilis, mes de las flores, y Maius, mes de la ninfa Maia; Junius dedicado a la diosa de las cosechas, Juno, al que seguían Quintilis, Sextilis, September, October, November y December.

Un comentario en “La astronomía en las antiguas civilizaciones

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s