Sobre contingencias y otros problemas medio ambientales

Contrario al estereotipo de programador que prefiere estar encerrado en un cuarto trabajando, sin querer salir, a mi me gusta disfrutar del exterior que me rodea: ver el cielo azul, sentir la brisa fresca y el calor del Sol, admirar las nubes y buscarle formas graciosas, rodearme de plantas y árboles, recostarme en el césped, sentir la lluvia y saborear el olor a tierra mojada, observar a los animales, y por qué no: despejar mi mente. La hora de la comida es sagrada para mí, no solamente por los alimentos que consumo, sino porque me brinda la oportunidad de salir a contemplar lo que la naturaleza me regala. Si mi escritorio tuviera de frente una ventana con vista hacia un área verde, sería completamente feliz.

Uno puede admirarse fácilmente de la perfección y el orden que existe en la naturaleza. Es casi imposible hallar un error en ella. Ésta, a su vez, es sabia y generosa, ya que nos ha permitido hacer uso de sus plantas y animales para beneficio personal.

Sin embargo, hoy se encuentra dañada.

  • Los recientes incendios forestales en la Zona Metropolitana de Guadalajara han encendido los focos rojos de la población. Entre abril y mayo ha habido más de cinco incendios boscosos en el Bosque de la Primavera a causa de la acción del hombre.
  • La Ciudad de México enfrente una crisis ambiental sin precedentes. La emisión de dióxido de carbono generado por las fábricas y los vehículos automotor, aunado a los incendios forestales, ha hecho que la calidad del aire de esta megalópolis sea deplorable. Como consecuencia de esto, mueren pájaros e insectos que antes eran parte del escenario ambiental de la ciudad, y se han agravado los problemas de salud respiratoria en la población.
  • El Polo Norte se deshiela a gran rapidez. Desde 1979 hasta el final del verano de 2014 se ha reducido en un 40% el área cubierta por el hielo marino. 60% del aumento a nivel global en los mares y océanos se debe al derretimiento del hielo del Ártico.
  • El actual gobierno de Estados Unidos decidió salirse del Acuerdo de París, argumentando que limitaba su potencial de crecimiento económico. Como consecuencia, las emanaciones de dióxido de carbono a la atmósfera han aumentado.
  • Es incierto qué pasará en unos 10 años sobre el abasto de agua para la población mundial. Cada vez existen menos cuerpos acuíferos de agua dulce para consumo humano. La sequía es incontrolable.
  • Enfermedades tropicales como el cólera, el dengue o la malaria han alertado a los países europeos. El calor excesivo ha creado un ambiente perfecto para el desarrollo de los agentes patógenos de estas y otras enfermedades. Así también, el aumento de partículas tóxicas en el aire aumenta el riesgo de padecer enfermedades respiratorias como el asma o alergias.
  • Lamentablemente, la extinción de animales sigue en aumento. Actualmente se encuentran en peligro de extinción 5200 especies. Las causas de su desaparición son variadas: caza ilegal, problemas en el cambio de sus hábitats y cambio climático (por mencionar algunas)
  • El problema de la basura generada por los hogares domésticos e industrias parece ser un problema de nunca acabar. Como consecuencia, la basura contenida en los rellenos sanitarios ha ido permeando la tierra y contaminado los mantos acuíferos. Por otra parte, aún existen personas que prefieren quemar basura o tirar sus desechos a los ríos y la calle.
  • La ganadería y la agricultura intensiva hacen que el suelo que se emplea para estas actividades se vuelva inútil e infértil para el sembradío de nuevas especies frutales o maderables.
  • El gobierno municipal de mi ciudad natal ha emprendido una campaña de tala de árboles, y están buscando reactivar un viejo proyecto de “rescate” en la Laguna del Carpintero, que forma parte de uno de los pulmones urbanos de la Zona Metropolitana de Tampico, cuyo propósito es construir hoteles y algunos otros edificios en los alrededores. ¿Por qué no mejor plantar árboles y cuidar la fauna endémica del lugar?

La lista es interminable. El cielo que antes era celeste ahora ha tomado un color naranja grisáceo. El aire que antes era inodoro, ahora huele a hollín.

Es increíble como el ser humano actúa ante los problemas cuando estos se encuentran tocándole los talones. No en vano dicen que hasta que el niño se ahoga en el pozo las personas reaccionan. De los errores se aprenden, pero ante estas contingencias ambientales no podemos darnos el lujo de aplicar esa máxima.

El pasado 13 de mayo del 2019 la NASA publicó una imagen en Twitter en donde se podía apreciar con puntos rojos las zonas de incendio en la parte sur y sureste de México. El principal detonador de estos eventos han sido los intereses inmobiliarios.

Durante el presente sexenio, la Comisión Nacional Forestal (CONAFOR) obtuvo en este año una reducción aproximada de 1229 millones de pesos (contrario al presupuesto de 3991 millones de pesos del año pasado), lo que implica una reducción en las brigadas contra incendio. Tan solo en Baja California Sur pasaron de ser 10 brigadas a 2.

Los temas medio ambientales no son prioridad para este gobierno. Andrés Manuel López Obrador, presidente de México, insiste en la creación de una refinería económica y ecológicamente inviable, que a apostar en la instalación de paneles solares y turbinas eólicas en puntos estratégicos del país para generar energía eléctrica limpia y renovable. El proyecto del Tren Maya no se queda atrás. No existen documentos claros que indiquen el impacto ambiental que provocará la construcción de la vía férrea a través del sureste mexicano, solamente el permiso de la madre Tierra.

Los automóviles híbridos tampoco solucionan el problema del uso de vehículos que emplean hidrocarburos para moverse dado que no existe una estrategia clara sobre qué hacer con estos coches después de que cumplan su ciclo de vida útil. El litio es un elemento químico demasiado tóxico que si no se trata adecuadamente puede traer consecuencias para la salud de las personas.

Es muy loable la acción de las personas que en los últimos días se han propuesto a compartir en las diferentes redes sociales acciones para revertir el problema de la deforestación que enfrentamos actualmente. Sin embargo, las pequeñas acciones individuales son inútiles si el problema no se ataca en conjunto desde la raíz. Nuestro actual modelo económico, y de vida, es el que nos ha estado llevando al borde de la destrucción. Bendito capitalismo.

Son muchas las cosas que tenemos que empezar a corregir antes de que el tiempo nos alcance. ¿De qué sirve separar la basura en orgánica e inorgánica, metales, vidrios o papel, si al final toda ésta se mezcla en un mismo lugar? ¿Cuál es el propósito de decir “Deja de tener hijos” (lo cual también es válido por los problemas de sobrepoblación mundial) si no concientizamos primero a nuestra población existente en temas de educación ambiental? ¿Acaso el orgullo y avaricia son más fuertes que nuestra conciencia y sentido común? ¿Por qué no actuar de forma permanente ante estas situaciones y no solamente cuando el problema está tocando la puerta de nuestra casa? ¿Somos acaso hipócritas?

En fin. El futuro parece estar ya escrito si las cosas continúan de esta manera. Será interesante ver cómo el ser humano acaba consigo mismo.

_____________________________________________________________
Síguenos en: Facebook, InstagramTwitter y LinkedIn
¡No olvides seguirme en Twitter!: @_ArCiGo

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s