Silvestre II: paladín religioso de la ciencia

B514546101_PC_GERBERT_013_BMR33_359
Gerberto de Aurillac, también conocido como Silvestre II. Imagen: https://www.bm-reims.fr/

Gerberto de Aurillac no fue un hombre común. Fue más bien un hombre de leyenda. Quien para el año 999 sería uno de los papas más célebres de la Iglesia Católica, fue también uno de los hombres de ciencia más notables del primer milenio después de Cristo. Y esa fama no es para menos.

Conocido de manera formal como Silvestre II, Gerberto fue una persona de muchas virtudes. Nacido en 940 en Francia, el hombre dedicó mucha de su vida al conocimiento y a la adquisición del mismo. Su vida fue simplemente erudición, ya que no sólo estudió lo que normalmente hacía un monje o asceta en la época, sino que , esa misma curiosidad, lo llevó a viajar por el mundo conocido.

El viaje que decidiría el camino a la sabiduría característica de Gerberto, fue uno que realizó años antes de ser ordenado papa, a España. Imagina a Gerberto caminando por las calles de Córdova y maravillándose de las estructuras árabes que en España se habían construido. Para ese momento de la historia, los musulmanes habían viajado desde Arabia hasta la Península Ibérica, en donde no sólo prosperaron como sociedad, sino que hicieron florecer un conocimiento científico que jamás se volvería a ver en la historia: química, álgebra, filosofía… los musulmanes lo tenían todo. Y fue eso lo que dejó a Gerberto con el ojo cuadrado.

Las invenciones de Gerberto revolucionan el haber científico de Europa.

fichero_25065_20120506Al ser nombrado como Silvestre II, Gerberto tuvo la libertad de introducir al mundo cristiano lo que había aprendido alrededor de sus viajes. Gerberto introdujo a un mundo, que se acercaba a celebrar el primer milenio después de Cristo,  aparatos precisos de medición y cálculo como lo son el ábaco, relojes globos terráqueos.

Para el mundo que estaba formado en la idea de que la Tierra era el centro del Universo, plana y más allá del horizonte estaba el gran vacío o se podía uno acercar a las terribles tierras del mismísimo diablo, que el papa, la mayor autoridad en cuanto a Dios se refería, propusiera que esas cosas ayudarían a comprender al mundo, no sólo maravilló a todos, sino que hizo que muchas personas tuvieran celos de un personaje que al transmitir todo aquello pudiera promover la razón como una virtud.

Sin embargo, ser un erudito no lo salvaba de convertirse en una leyenda. No propiamente como algo digno de recordarse, sino el obtener la inmortalidad de manera extraña y no muy agradable.

Gerberto de Aurillac: héroe legendario.

Papa-II
Gerberto pacta con Satanás. Imagen: https://www.lajornadadeoriente.com.mx/

Has oído, muy seguramente, que hacer un pacto con el diablo te da habilidades asombrosas y renombre sin igual, ¿cierto? Pues los mismos enemigos de Gerberto pensaron que al desacreditarlo con historias fantásticas podrían ridiculizarlo y eliminarlo del trono del Vaticano. Que hizo pacto con Satanás para ser papa; que éste le puso una súcubo para que le protegiera y que ésta se enamoró de su conocimiento de tal forma que renunció a ser diablesa para volverse un ser humano y vivir con él, o que produjo enormes cabezas de metal que le revelaban el futuro, fueron algunos de los rumores con los que esperaban que el entonces papa Silvestre, abdicara el papado y dejara de decir cosas que iban en contra de Dios y sus enseñanzas.

Nuestro papa científico concluyó su misión a la cabeza de la Iglesia Católica en 1003 d.C. El legado de Gerberto en las ciencias como la astronomía o las matemáticas en el continente europeo perduró, y aunque no fue destituido, éste logró dejar a la Iglesia y al mundo cristiano las semillas del encuentro de Dios con la ciencia. Un encuentro que si bien se ha dado varias veces alrededor de la historia, no siempre ha sido en buenos términos. ¿Te imaginas si en el año 1000, el conocimiento de la ciencia hubiera sido aceptado? Tal vez otra cosa hubiese sido y quién sabe cuantos avances científicos y tecnológicos hubiéramos visto.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s