Humanos, no máquinas

La siguiente, es una pregunta que resulta interesante y quizás también muy polémica en estos tiempos:

¿El objetivo de la empresa en la que estás trabajando es generar ingresos o hacer que las personas se sientan felices haciendo lo que están haciendo?

Obviamente, si le preguntas al director ejecutivo de cualquier empresa, su respuesta será el dinero.

Sin embargo, para los millenials (que según los sociólogos, es la generación nacida entre 1981 y 1993), lo importante es que la empresa les haga sentir bien y que, además, sea un match (encaje) perfecto entre su personalidad, actitudes y aptitudes, donde tengan retos laborales interesantes, buen salario, buenas prestaciones y beneficios, entre otras cosas.

Como parte de la serie de entrevistas sobre ingeniería de software, Sólo es Ciencia comparte con ustedes la siguiente entrevista, en la que Francisco Valdovines nos platica acerca de un proceso muy humano que ha venido implementando en Agave Lab, que resulta poco peculiar para muchas otras empresas en cualquier ramo laboral.

Francisco, Bussines Process Manager (Administrador de Procesos de Negocios) de Agave Lab, no dista mucho de la respuesta que los millenials darían, así como tampoco, de lo que cualquier director ejecutivo respondería.

Para él, lo principal en cualquier empresa es que te hagan sentir feliz y te traten como persona, no como una máquina. Por esa razón es interesante conocer su forma de trabajo y su punto de vista acerca del ambiente laboral que mantiene en Agave Lab.

Como en todas mis entrevistas, conservo fielmente las palabras expresadas por los entrevistados, solamente le doy forma a sus ideas, sin perder el contexto original.

Disfrútenla.


Armando (ArCiGo, A): Paco, me cambiaste por completo el guión de la entrevista…

Todos: (risas)

A: La idea era preguntarte sobre QA (Quality Assurance, Aseguramiento de la Calidad) y procesos de testing (pruebas), pero hace rato que platicábamos, me convenciste con el tema de bussines process (procesos de negocio) que actualmente estás desarrollando e implementando aquí en Agave Lab. Pero bueno, antes de meternos de lleno en ese tema, platícanos un poco acerca de lo que hacías anteriormente y lo que haces ahora en tu trabajo.

Fotografía: Juan Carlos Saracho

Francisco (Paco, P): Va. Antes estaba totalmente enfocado en la parte de Quality Assurance, o QA, que implica la creación de los test plans (planes de prueba), ejecución y validación de todos los productos de las empresas que tenemos internamente en Agave Lab, que son nuestras startups (empresas emergentes) de portafolio, y también de nuestros clientes externos. Era la única persona encargada de hacer las pruebas de los productos.

En los últimos meses tuvimos seis proyectos. En algún momento estos se estuvieron desarrollando en paralelo y yo llevaba toda la carga, en la parte de pruebas, de estos proyectos.

Después decidí migrar, crecer, o como le quieras decir, hacia otra área. Sin embargo, para poder delegar las responsabilidades y tareas que tenía como tester (probador) tenía que armar un equipo que asumiera toda la carga que yo tenía. Entonces, me enfoqué en formar a ese equipo. El equipo está integrado actualmente por un QA Lead (Líder de Aseguramiento de la Calidad), una QA Engineer (Ingeniera de Aseguramiento de la Calidad) y una intern (interna, practicante) de QA.

Lo que he estado haciendo actualmente, en paralelo con mis nuevas funciones, es transmitirle al equipo que formé los procesos que manejaba como tester, cómo entender el proceso que ya estaba definido, buenas prácticas de pruebas, las actividades que realizaba, etcétera. Empecé a dejarlos crecer solos, a confiar en ellos, a que hicieran las cosas por su cuenta, a que se equivocaran, a que hicieran cosas bien y que fueran trabajando para que ellos pudieran adquirir los skills (habilidades) necesarios de pruebas. Ya traían ellos ciertas habilidades, la cosa aquí, era reforzar lo que tenían y alinearlo con lo que necesitamos aquí.

Y, puntualmente, mis funciones actuales consisten en analizar a toda la empresa: identificar cuellos de botella, blockers (bloqueos), delimitar organigrama, definir objetivos y métricas para cada una de las áreas, actualizar job descriptions (descripciones de trabajo), identificar, documentar y actualizar los procesos para posteriormente trabajarlos con la persona encargada, guiándolo, y conseguir que cada quien logre hacerse owner (dueño) de sus procesos, etcétera. Prácticamente analizar cualquier situación que impida que dentro de la empresa podamos funcionar de manera correcta, y después atacarlo mediante procesos o definición de estrategias en conjunto entre las diversas áreas que tenemos. Si es necesario replantear o reestructurar toda una área, lo vamos a hacer.

Todo esto lo hacemos obviamente con la intención de hacer mejor el trabajo, más rápido y más fácil, y sobre todo ahorrar tiempo. Y si ahorramos tiempo, ahorramos dinero.

Justo apenas hace unos días, terminamos de definir nuestra visión, nuestra visión estratégica para el siguiente año y la visión estratégica para los siguientes tres años.

A: ¿Entonces de QA pasaste a ser qué?

P: Uy, carnalito, te la cuento rápido…

Primero fui QA Senior (Asegurador de la Calidad experimentado). Luego estuve un ratito de PM (Project Manager, Administrador de Proyecto). Después le quise tirar al bravo siendo Product Owner (Dueño de Producto), pero creo que es un trabajo que muchas veces no valoramos de manera correcta. Ser Product Owner es un trabajo muy, muy importante, y debes de tener muy claros los skills para desarrollar ese puesto. Si no tienes las habilidades, la verdad es que ni te la quiebres.

En mi caso fue «A ver, Francisco, sé honesto contigo: ¿realmente crees que tienes lo necesario para el puesto (Product Owner). La respuesta fue un no.

Creo que algo que he aprendido con el tiempo es saber cuándo decirme a mí mismo no.

«No, carnal, te la estás bañando», «La neta no, carnal, por ahí no va la cosa»… O sea, identifica. Antes de decir «No, pues no sirvo para Product, me voy a ir a otra empresa», pregúntate: «¿Qué otras habilidades tengo?» o «¿Qué otras cosas sé y puedo hacer que le pueden aportar, o generar un impacto, a la empresa?».

Por eso atacan a los millenials: «¡Ay!, es que los millenials se quieren ir enseguida y no duran en los trabajos». Pues sí, quizás sí, pero es porque precisamente no hay alguien que los guíe. O sea, que alguien les diga: «Oye, carnal, ¿por qué te quieres ir?», «¿Qué sientes que no estás haciendo bien?», «¿De qué manera te podemos echar la mano?», «¿Qué crees que puedas hacer mejor?», «Vamos a identificar tus habilidades y dirigirlas a otra área». Creo que esto no lo hacen las empresas.

«¡Ay!, es que los millenials se van muy rápido»… ¿Y qué estás haciendo tú para que no se vayan tan rápido? Tú como empresa, como líder, como directivo, como gerente, como manager (administrador), como CEO (Chief Executive Office, Director Ejecutivo), o como le quieras decir, ¿qué estás haciendo para que no se vayan? ¿Qué estás haciendo tú para que esa persona quiera seguir trabajando aquí? ¿Qué estás haciendo tú para que esa persona no se quiera ir a los dos años de estar trabajando contigo? Ahí, cuando les volteas la pregunta, enseguida es como «Ay… Este, no… Le hacemos a esto y a aquello»… Pero no, carnal, no tienen una estrategia clara, definida y honesta sobre todo.

Fotografía: Juan Carlos Saracho

Algo que tengo yo, y que a ti te consta, es que hablo muy al chile, o sea soy muy directo:

– A ver, carnal, la estás cagando. ¿Por qué la andas cagando? ¿Por qué no me estás entregando?

– Ah, no, es que traigo estas broncas…

– Ah, güey, pues eso dime. Si tienes broncas dime cómo te ayudo.

Muchos aquí en Agave son foráneos. El 90% yo creo, incluyéndome. Entonces, muchas veces tienen diversas necesidades familiares…

– Sabes, es que tengo problemas en casa…

–  ¡Güey! Si me hubieras dicho eso hace una semana yo, sin pedos, te apoyo y vemos qué hacemos para que te puedas ir y me entregues lo que tienes que hacer.

– Sabes qué, tampoco te puedo entregar…

– Pues no me entregues, güey. Ve y resuelve tu asunto, regresa, trabaja y termina lo que me tienes que entregar.

Pero este tipo de cosas no todas las empresas lo hacen, no todos lo piensan. No todos ven ese lado.

Algo también que me ha servido mucho para estar aquí en Agave es que Andy (Andy Kieffer, CEO de Agave Lab) tiene esa actitud y esa visión. O sea, yo no veo en Andy a un jefe.

Muy pocos aquí ven a Andy como un jefe, quizás los más nuevos porque no han tratado mucho con él, pero Andy no es un jefe, es un líder. Literalmente come con nosotros, es parte de nosotros, toma con nosotros (risas). Prácticamente nos da dinero para la cheve o la botana. No es alguien ajeno al equipo, a la empresa o a las personas.

Fotografía: Juan Carlos Saracho

Yo también he tenido situaciones muy complicadas en algún punto y voy directamente a Andy: «Tengo este problema, necesito esto y que me apoyes de esta manera». Nunca he escuchado de alguna manera que sea cortante o tajante en el sentido de que te diga «No, no te voy a ayudar». Si de plano no puede porque el pedo se sale de su control, pues quizá te dirá que él te puede ayudar hasta cierto punto y te preguntará si te sirve o no.

Todo esto que te estoy platicando, es algo que quiero transmitir a todas las personas aquí en la empresa.

A: ¿Entonces eres una persona de procesos?

P: Realmente, la neta, tengo muy poquito haciendo esto. Si te digo dos meses, la neta se me hace un chingo (risas).

A: ¿Pero qué fue lo que te motivó a hacer la transición de un puesto a otro?

P: Creo que me motivó mucho atender la necesidad que existía en la empresa, y en el equipo, de tener a una persona con quien se pudieran dirigir y les ayudara a resolver sus problemas, no solamente los problemas técnicos sino también los personales. Prácticamente resolverlo con alguien que escuchara a las personas, literalmente que se sentara a escucharlos.

En esta mesa, donde estamos sentados, he hablado con el 90% de los empleados de aquí: CEOs, founders (fundadores), developers (desarrolladores), testers, etcétera. Me gusta mucho este lugar porque para mí, no sé, me da una sensación más relajada al tener las plantitas, la alberca o no sé, y aparte es como que de aquí ves todo. O sea, la alberca es nuestro puente entre el caos y esta mesita. Aquí estamos tú y yo y puedes ser honesto y decirme todo lo que te gusta, lo que no te gusta, etcétera. E incluso antes del puesto, si yo veía a alguien que andaba malo o que lo veía así atorado, le decía: «Oye, carnal, vamos a platicar un ratito allá afuera», y literalmente nos sentábamos afuera y empezábamos a platicar: Desde un «cómo estás tú» hasta un «cómo está tú familia». Sé muchas cosas de todos que me permiten poder ayudarlos.

Parte de la chamba que también estoy haciendo ahorita es dedicarme a lo de reclutar personas, pero enfocándome en la parte humana. Es preguntarle a los entrevistados qué quieren, qué les gusta, qué están haciendo ahorita, qué no les gusta ahorita, qué les gustaría estar haciendo en un año, tratar de ver cómo responden ante ciertos comportamientos, cómo es su integración en el equipo, cuándo fue la última vez que salieron de peda con sus camaradas de la chamba, si les gusta bailar, qué películas o series les gustan, etcétera. Este tipo de preguntas, a final de cuentas, van a ser cosas que van a pasar aquí, se van a preguntar, pero que van a ayudar a que la persona se integre, no solamente a la parte técnica sino también humanamente, porque algo que noto mucho en la mayoría de las empresas es que solamente están enfocadas en la parte técnica y que las personas les generen dinero. Son pocas las que realmente se preocupan por la gente que tienen a su cargo.

No solamente es crear startups y generar dinero. Estamos formando productos que van a cambiar la vida de muchas personas. Estamos creando startups que generarán trabajos. Al final del día te conviertes en un agente de cambio, porque sin darte cuenta estás generando empleos que pueden darle de comer a una persona o a una familia. Si pensáramos de una manera más humana, nuestro mindset (forma de pensar) cambiaría.

De todo esto que te platico, aunque no hubiera tenido el puesto que actualmente estoy desarrollando, de todas maneras lo habría hecho siendo CEO, QA, Back-end developer (Desarrollador de la lógica del negocio/cliente), diseñador o que sé yo. No me importaba tanto el puesto. El puesto lo que me permite es poder tomar más acciones, poder trabajar con más personas, poder tener cierta autoridad para poder decir: «Vamos a hacer esto», coordinar y dirigir, y conseguir recursos económicos para lo que sea necesario. Esto es lo que me facilita el puesto. Pero realmente para mí, aquí en Agave, son las personas.

Fotografía: Juan Carlos Saracho

A: Veo que le das mucho énfasis a los soft skills (habilidades blandas)…

P: Sí, porque al final del día no importa cuan buen programador seas si no tienes la actitud correcta, si no te puedes integrar, si no puedes aceptar o reconocer tus errores o debilidades, etcétera.

Para mí vale más alguien que me diga «Sabes qué, carnal, pues la verdad es que no sé cómo hacerlo»«¡Qué bueno, carnal! Qué bueno que ya lo descubriste. Qué bueno que no te tardaste otro pinche año tratando de descubrir en qué no eras bueno».

O sea, si no eres bueno, ¿qué chingados vamos a hacer para que te hagas bueno? Porque también la otra pregunta sería si realmente te quieres hacer bueno en eso. Si me dices que sí, entonces vamos a ver con el lead (líder) por dónde le damos. Pero si el lead no sabe, o nadie del equipo o de la empresa, pues buscamos a alguien más. Siempre tengo un camarada para todo que nos puede echar la mano. Luego por eso me tiran carrilla diciéndome que para cada cosa tengo un amigo. ¡Pues si, güey! Porque hablo con todo el mundo.

Ahora también está la otra pregunta: «¿De verdad quieres que eso pase?». Pero si no estás seguro y descubriste que pues, la verdad, la cosa no iba por ahí y quisiste intentarlo, o que al final del día no era lo que esperabas y quieres regresarte a lo que anteriormente estabas haciendo y mejor hacerte experto en eso, o hacerte bueno en otra cosa que sabes si es lo tuyo, ¡pues perfecto!

Para mí entre más pronto la cagues, mejor.

Hay muchos que piensan que no la debes de cagar y que debes hacer tu trabajo bien ¡Nou!, no cabrón. Prefiero 1000 veces que la cagues en la primer semana, y en esa primer semana ya andar corrigiendo ese desmadre, a que por no querer cagarla te estés forzando, te estés presionando, estés atorado, te vayas así seis meses y después de un tiempo caigas en la cuenta de que ya la cagaste. O sea, entre más pronto la cagues, entre más pronto te equivoques, entre más pronto te quedes sin rumbo, más pronto vamos a saber qué hacer.

Esta es la visión que yo tengo, tal cual.

A: Wow…

P: Pues es que al final del día estás trabajando con personas, no con máquinas. No eres un QA, un Front-end developer (Desarrollador de interfaz de usuario y comunicación con el cliente), un CEO, o lo que sea. Eres Juan, eres Pedro o eres María. O sea, no eres un puesto, eres una persona completa con sus habilidades técnicas, con su conocimiento, con su experiencia, con la parte humana… todo, todo completo. O sea, es ver a toda la persona completamente, no el título.

Para mí el contacto con las personas es crucial.

A: ¿Entonces tu lugar ideal sería todo esto que me estás platicando?

P: Sí, exactamente así. En un lugar donde te vean como persona, donde tengas libertad, donde tengas retos profesionales que te motiven a decir «Quiero llegar a ese puesto» para que después te hagan preguntar «¿Qué tengo que hacer para llegar a ese puesto».

La parte económica también es importante, porque al final del día, todos queremos darle un mejor nivel de vida a nuestras familias o a las personas que queremos, o simplemente comprarte tus lujos: que te puedas comprar una pinche pantalla de 60″, tu Nintendo Switch o un iPhone.

También debe haber un equipo y personas alineadas con una visión.

Si la misión y visión de trabajo que te transmite la empresa hacen match (encajan) contigo, y sabes que va a haber resultados, sabes que va a haber retos y obviamente trabajo, entonces ese es el lugar ideal.

Fíjate, para mí, un cumpleaños trabajando aquí en la oficina es mi cumpleaños perfecto. Y tampoco es como que yo sea un workaholic (adicto al trabajo) que me quede aquí trabajando hasta las 12 de la medianoche (risas). O sea, no, tampoco.

Me gustaría un lugar en el que llegue feliz a trabajar y me vaya feliz de haber estado ahí todo el día porque logré cosas, iré a ver a mi familia, me puedo ir con mi esposa a cenar a donde yo quiera, o saldré con mis hijos, vi a mis amigos y/o compañeros de trabajo, etcétera.

Hay unos que piensan que simplemente con que lleguen felices las personas a trabajar a la oficina pues con eso ya la hicieron, pero si te va de la chingada en el día pues te vas a ir encabronado.

Todos: (risas)

P: ¡O sea, no!

Si llegas feliz y te vas feliz, sin importar donde estés trabajando, entonces ese es tu lugar. Así de fácil. Y esto no tiene que ver con lo de la zona de confort, simplemente eres feliz ahí.

A: Paco, ya para finalizar, ¿cuáles son tus objetivos a largo plazo en el área profesional y humana? Que prácticamente de esta última me viniste platicando la mayor parte de la entrevista.

P: Profesionalmente sería consolidarme en el puesto como Bussines Process Manager. Realmente ser bueno en eso y lograr lo necesario para lograrlo.

Fotografía: Juan Carlos Saracho

Ese fue mi objetivo en algún punto cuando fui QA, querer ser bueno haciendo el trabajo que estaba desempeñando. Que cuando preguntaran «¿Quién es Francisco? ¿Un QA?» respondieran «No, no es un QA, es EL QA».

A: (risas)

P: «¿Quién es Francisco?» Ah, pues es EL Bussines Process Manager.

También quiero lograr vender la mayoría, o al menos dos, de las startups que tenemos actualmente, que generen revenue (ingreso) y demás cosas. Generar también Senior Full-stack developers (Desarralladores experimentados en Back-end y Front-end), para que cuando pregunten por X o Y persona digan que esa persona es muy chingona en el puesto que está desarrollando o que tuvieron la fortuna de trabajar con él o ella aquí en Agave y digan que sabe hacer bien las cosas.

Y humanamente, pues que el equipo sea feliz en todo y que no les haga falta nada.

De nada me sirve a mí tener a un junior (ingeniero poco experimentado) cinco años sino crece. Qué a toda madre decir «¡Uta, ese güey me va a salir bien barato!» por los cinco años que va a estar aquí como junior. Prefiero 1000 veces tener a un cabrón al que le tenga que duplicar el sueldo en dos años porque ya se hizo una riata en lo que está haciendo, a tener aquí por cuatro años a un junior.

Ahora, ¿cómo voy a hacer todo esto que te estoy diciendo? Tengo idea, güey…

Todos: (risas)

P: … pero créeme que voy a hacer todo lo posible y todo lo que esté a mi alcance para lograrlo. Me voy a ir todas las noches a dormir diciéndome «Esto ya lo intenté, mañana voy a hacer esto otro», tal cual.

A: Perfecto. Muchas gracias Paco…

P: No, no, no, pues al contrario te tengo que agradecer a ti el tiempo y la oportunidad de poder externarte las pinches loqueras que están en mi cabeza.

A: Eso ya lo sabía (risas)

Todos: (risas)

P: Y pues también gracias por dejarme compartirte un poco de la cultura que tenemos aquí en Agave Lab. Pareciera que tenemos muchos años trabajando así, pero llevamos poco haciéndolo.

A: Perfecto. Pues de nueva cuenta, muchas gracias, Paco, y nos vemos pronto.

P: A ti, carnalito. Nos vemos.


_____________________________________________________________
Síguenos en: FacebookInstagramTwitter y LinkedIn
¡No olvides seguirme en Twitter!: @__ArCiGo

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s